Charlamos con Delfina Carmona

Publicado por el 07/04/2020

Si la sigues en Instagram reconocerás rapidamente sus fotos cuando estés investigando entre tus publicaciones diarias. Los juegos de luces y sombras, colores y arte hacen que hasta el mismo brócoli de su nevera sea la pieza del día.

Delfina Carmona es directora de arte, fotógrafa y gran creadora de contenido. Charlamos con ella sobre sus referencias, inspiraciones y futuros proyectos.

Tu trabajo a día de hoy es reconocido por los colores, juegos de luces y dirección de arte, fieles un estilo personal y que hace que podamos identificar cualquier foto tuya a golpe de vista. Así que nos preguntamos… ¿cómo es un día nublado en la vida de Delfina

¡Un día nublado también puede ser muy productivo! Sé que mi trabajo es mayormente conocido por la luz de sol, el contraste de colores, luces y sombras; pero tengo otro lado de investigación bastante nocturno y me gusta mucho jugar con luces de colores en medio de la noche. También me gustan bastante algunas fotos que hice con luz totalmente pareja de días nublados en mi hogar, así que creo que hoy en día el espectro se amplió un poco y me gusta jugar con diferentes iluminaciones según lo que la fotografía que quiera tomar o la idea o concepto que quiera desarrollar proponga. Hay sensaciones y emociones que se transmiten mejor con una luz que con otra y mi trabajo siempre va en función de eso. A veces también los días nublados son días para no hacer nada, para recargar energía, pensar nuevas ideas, sumergirme en algún libro o serie/película y dejarme llevar por lo que el clima propone.

¿Cuáles dirías que son las referencias principales que te llevaron a conseguir esta estética? Un libro, una película, alguna artista en concreto… ¿Alguien de tu familia a quien seguiste los pasos?

Creo que mi estética está influida por muchísimas cosas, como siempre digo, la inspiración está en todas partes en el mundo que nos rodea. Puede ser una charla con una persona, puede ser algo que hemos visto, puede ser un gesto, un párrafo de un libro especial, una canción que nos gusta, el arte de una película. Me gusta pensar que los artistas somos unos archivadores enormes de momentos, sensaciones y emociones que vamos guardando en pequeños compartimentos y un día el cajón se abre y las herramientas están ahí a nuestra disposición. Siempre trabajo con cosas que siento y me suceden a mí o eventos que acontecen en el mundo y me interpelan a actuar de alguna manera. Trabajo desde la honestidad de lo que pienso y lo que siento. A la hora de hacer composiciones y armar sets para mis imágenes sé que hay mucha influencia de los años que estudié puesta en escena y dirección teatral, así como también del cine que me gusta. Para autorretratarme trabajo con emociones y pensamientos personales pero también me inspira lo femenino, la figura de la mujer y su universo mágico, su poder. Cuando trabajo con otras personas trato de conectarme con ellos, de inspirarme a través de lo que proponen desde el cuerpo y la gestualidad.

¿Cómo es tu trabajo diario? ¿Cómo sueles empezar un proyecto nuevo cuando una marca llama a tu puerta?

Mi trabajo diario no siempre es igual, ya que al ser freelance tengo mucha libertad para organizar mis tiempos, mi agenda, mis horarios para crear y para relajarme también. Cuando creo imágenes para mi trabajo personal a veces parto de una idea o concepto y para el momento del día en que la luz está en el punto exacto donde la necesito ya puedo poner manos a la obra y empezar a probar con la cámara. Cuando trabajo con alguna marca puntual, siempre trato de conocerla previamente, empaparme un poco de su universo, ver cómo puedo conectar con él, cuál es la mejor manera de mostrarlo y en qué se relaciona conmigo, con mi trabajo, etc; ahí empiezo a pensar en las fotos, en la luz, en los elementos que necesito, etc.

 

Para las que tenemos profesiones creativas siempre es importante mantener proyectos más personales. ¿Cómo combinas el trabajo para las marcas con este tipo de proyectos? ¿Crees que es necesario para un artista mantener vivas estas dos partes?

Sí, ¡es muy necesario! Es importante cultivar los dos caminos. Sin todo el trabajo personal, el bagaje creativo que vamos obteniendo con nuestra práctica como artistas, con el hacer y hacer cotidiano no sé si podemos fácilmente obtener lo otro y viceversa. Me parece que ambos espacios se reatroalimentan y nos enseñan muchas cosas y nos hacen crecer en nuestras profesiones y como personas también.

 

¿Hay algún concepto nuevo, tendencia o inspiración que te apetezca explorar durante este año? ¿Algún proyecto con muchas ganas de abordar?

Tengo muchas ganas de editar un libro propio con alguna selección de mis fotografías 🙂 Eso es un proyecto que tengo pendiente hace bastante y tengo ganas de empezar a armarlo de a poco. ¡También me encantaría hacer mi propia exhibición en algún espacio!

Imágenes: Delfina Carmona   
Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list