Conversaciones de aislamiento | Descubriendo VERBENA

Publicado por el 30/04/2020

Sobre la importancia de los espacios físicos, la urgencia de la creatividad y repensar las relaciones sociales 

Últimamente me paro mucho a pensar en la relación entre la limitación humana dentro del espacio físico, en las barreras mentalesen las físicas, el confinamiento y la libertad. Ahora mismo, que de algún modo estamos viviendo en mundos controladostambién creamos otros para nosotros mismos. en cómo a veces encontramos liberación en situaciones que a primera vista pueden parecer restrictivas. La paradoja de que el encierro pueda sentirse como un cierto tipo de libertad, y cómo tener demasiadas opciones, a menudo se vuelve opresivo. Pero desde luego pienso en cómo toda esta situación nos hará vivir un cambio en cómo observamos y vivimos los espacios.  

Para aportar algo de luz al asunto, conversamos virtualmente con dos jóvenes arquitectas que lanzaron su estudio independiente unos días antes de que toda esta crisis global llegase a nuestras vidas. Mónica (29 años. Arquitectura, ETSAM) Victoria (27 años. Diseño de Interiores ESDMadrid) se hicieron amigas a través de varios amigos en común y se dieron cuenta al instante de la cantidad de gustos que compartían. Ambas trabajaban y tenían proyectos independientes por su cuenta, y fue cuando a Viki le llegó el proyecto del Club Malasaña. Era un encargo demasiado grande para una sola persona a eso se le sumaba que ella vive en Milán, así que decidieron unir fuerzas y de paso probar cómo funcionaban trabajando juntas. El resultado fue el nacimiento de Verbena. 

 

  1. ¿Qué es Verbena y hacia dónde os gustaría que evolucionase? 

Un proyecto de arquitectura y diseño, que realmente se proyecta de una manera ambiciosa y sincera intentando satisfacer las necesidades de sus clientes de una forma amena y realista al momento que vive cada uno.  

 

  1. Vuestro pistoletazo de salida como estudio independiente arrancó con el que prometía ser el lugar de encuentro nocturno de moda de Madrid: Club Malasaña. ¿Cómo habéis vivido esos primeros días de locura e inauguración en contraste con el cierre que han supuesto este tipo de establecimientos? 

El día de la inauguración estuvimos en el local hasta las 20.30h con los últimos detalles, las pruebas de luces, y “peinando” el terciopelo. Los primeros días teníamos que estar allí presentes, pero al mismo tiempo estábamos agotadas. Ya desde el día de la inauguración había una gran expectación y un ambiente fiesta continua.  

De repente, mientras continuábamos con los detalles de la planta -1 llegó el coronavirus. Nosotras contamos con otros proyectos en Milán que se tuvieron que parar, por lo que se preveía que España sería un Italia 2.0. La seguridad de las personas se antepuso al ocio, como era de esperar, y se quedó todo en stand by. Este parón ha durado hasta estos días que estamos retomando la planta -1, que, aunque no se pueda abrir por el momento, es una espinita que sacar 

En cuanto a Club Malasaña le auguramos lo mejor, no solo por que esté proyectado por nosotras, sino porque sentimos que formamos parte de esa noche madrileña que sale a festejar lo que sea. Estamos muertas de ganas de volver a salir y pasárnoslo bien, pero, por otra parte, hay que ser responsable y ser parte de la inseguridad no mola. Por lo que respetar los tiempos y normas que dictan los expertos de sanidad es lo primero. Aún así no dudamos de que el club reabrirá sus puertas en cuanto sea posible y volverá a ser lo que era antes del parón por el virus.  

 

  1. Hoy en día, ¿qué papel juega o debería jugar la arquitectura en nuestra sociedad? 

Inevitablemente la arquitectura está en todas partes por lo que creemos que debería adaptarse a nuestro tiempo y a la sociedad a la que es destinada. Las necesidades de las personas no son siempre iguales y evolucionan con el desarrollo de la tecnología, los cambios e inquietudes sociales… Por ello la arquitectura debería resolver las necesidades sociales de cada individuo en particular en casos privados, y en general en cuanto a arquitectura pública.  

Como el mundo evoluciona cada vez más deprisa, a veces es muy difícil adaptarse a los cambios en sincronía, como se ha puesto de manifiesto en la situación actual del coronavirus, donde de repente los hogares han pasado a ser refugios, colegios, universidades, puestos de trabajo, y el espacio doméstico se ha tenido que adaptar a estas necesidades.  

Por otra parte, creemos que es momento también de reflexionar en las tipologías de vivienda social, desgraciadamente existen todavía un gran número de infraviviendas y la arquitectura debería dar respuesta a las necesidades de todas las personas para que ningún hogar fuese insalubre, con escasez de luz y ventilación. Creemos que no es necesario un gran presupuesto para diseñar una vivienda digna, agradable para sus usuarios.  

 

  1. ¿Cuál creéis que es el mayor cambio que están viviendo los hogares debido a esta situación en la que no podemos salir de casa? 

Sobre todo, el tema despacho/salón o habitación/despacho. La sociedad se está dando cuenta de la importancia y necesidad del home working por lo que se empezarán a proyectar espacios multiusos en los que por ejemplo una estantería se convierta en escritorio cuando sea necesario.   

Tras este periodo de confinamiento parece evidente la necesidad de más espacios abiertos en la vivienda donde se pueda disfrutar de luz natural.  

 

  1. ¿Afectará esto a la manera de repensar los hogares en un futuro? 

Si, por puesto, ¡una de nuestras propuestas se llama ready to rent! Con ella planteamos una reforma en base a al presupuesto y necesidades. Hoy en día creemos que las necesidades serán más que nunca un dos en uno (espacio multiuso). 

 

  1. ¿Qué efectos creéis que tendrá este largo confinamiento en la forma de relacionarse de la gente en grupo y cómo influirá esto a los espacios públicos? 

En realidad, depende de cómo evolucione el virus. Si se encuentra un tratamiento o una vacuna o se erradica completamente es posible que se olvide en cierto modo esta pandemia y las relaciones sociales en un futuro más lejano no cambien y tampoco los espacios públicos. Más a corto plazo ya se han ido incluyendo modificaciones arquitectónicas de distanciamiento social en espacios públicos y privados con alta ocupación, que el arquitecto Andrés Jaque ha ido exponiendo en sus stories de Instagram de manera muy interesante durante toda la cuarentena. Desde el metro de distancia en la cola del supermercado, las reuniones de los políticos o incluso en los coches, que nos hace pensar o re-imaginar la ciudad si el virus quedase de manera definitiva en nuestras vidas y tuviéramos que adaptarnos y convivir con él, de hecho, han surgido varias plataformas de debate y concursos para repensar el futuro.  

 

 

  1. ¿De qué manera han inspirado las ciudades en las que vivís a las referencias estéticas en vuestro trabajo? 

Mónica: Las dos somos de Madrid, y viví un año en París de intercambio. Mi experiencia en París sirvió, más que como referencia estética, sobre todo para abordar la arquitectura desde otra perspectiva. En París le dan mucha importancia al urbanismo, a pensar la arquitectura desde la ciudad y desde un punto de vista más social. Por otra parte, tuve la suerte de visitar varios edificios de Le Corbusier, lo que siempre supone un aprendizaje.  

Victoria: En mi caso vivo en Milán, y es un foco de inspiración continua. La ciudad está llena de rincones espectaculares, tan pronto te encuentras una Villa de los años 30 llena de enredaderas como Torre Velasca, un edificio de aspecto brutalista de los 60 pasando por todos los edificios, en su mayoría de entes públicos de la época fascista.  

 

  1. Para vosotras, ¿qué supone la palabra creatividad? 

Victoria: Conseguir crear, proyectar, producir una idea desde el desarrollo de diferentes referencias resolviendo así la demanda de la sociedad. 

Mónica: Para mí es el impulso de crear o inventar cosas nuevas y la facilidad de producirlas. Suele estar ligado al mundo del diseño y la arquitectura porque parece la traducción más inmediata, pero se puede aplicar a todos los aspectos de la vida. 

 

  1. Tengo la sensación de que la presión del tiempo, en el día a día, puede estimular la creatividad. Si no es urgente ser creativo, quizá no deberíamos serlo. Pero esa urgencia de mejorar, de dar solución a un problema, de evolucionar, de crear, hace que nuestro cerebro funcione a más revoluciones. ¿O no? ¿Cómo veis vosotras este planteamiento? 

Mónica: Si, por supuesto. Yo creo que muchas veces necesitamos un poco de presión para reaccionar y producir, sobre todo en el proceso creativo creo que es muy fácil perderse y divagar. Por lo menos yo, si no tengo un plazo estipulado puedo pasarme días y días buscando referencias random y eternizarme con un proyecto. Por otra parte, siempre existe el miedo al lienzo en blanco y la urgencia de una entrega hace que te lances a la piscina con una idea y la saques adelante. Para mi es mucho más sencillo producir cuando tengo mil proyectos que cuando estoy con una sola cosa, también sucede que cuando entras en ese estado de hiperactividad creativa las cosas van surgiendo solas.   

Victoria: Yo no podría estar más de acuerdo. Sobretodo con el estado de hiperactividad que te puede provocar un deadline o varios en el mismo periodo, la efectividad de cada uno se multiplica, y si encima le sumas un café… 

 

  1. ¿Cuál es la estancia de vuestra casa donde más tiempo estáis pasando estos días? 

Mónica: En mi caso el salón y la cocina, que hacen también de espacio de trabajo. Victoria: Salón donde trabajo y cocina, desarrollando mi tan escondido “don” para cocinar.  

 

  1. Si tenéis, ¿qué hay ahora mismo en vuestra mesilla de noche? 

Mónica: Yo siempre tengo libros, mínimo uno, máximo 4, dependiendo de cuantos esté leyendo a la vez. Ahora mismo tengo dos: El país donde florece el limonero: la historia de Italia y sus cítricos de Helen Attlee, y Colapso: por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen de Jared Diamond. Muy recomendable en estos tiempos de crisis.  

Victoria: Ahora mismo solo tengo el iPad, me gusta leer las noticias por las mañanas para aumentar la paranoia del Covid19, aunque no sea lo más indicado en estos momentos.  

 

 

Texto de: Marta Aguilar  

Fotos por: José Señorán 

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list