El recommerce, una realidad cada vez más interesante

Publicado por el 30/11/2020

Cada vez es más común la compra de ropa de segunda mano. No nos extraña ir de compras y que entre las tiendas que visitamos varias de ellas se dediquen a la venta de ropa de segunda mano. O que en el momento en el que queremos comprar un artículo de alguna marca específica, ya no solo buscar entre la venta estándar, sino también buscar en espacios que se dedican a la reventa de piezas, tanto de ropa como de complementos. 

Como consumidores cada vez estamos más concienciados con el medio ambiente y la reducción de residuos contaminantes. Las marcas también empiezan a contar con estas características entre sus valores de marca. Así, una de las maneras de reducir el consumo es la reventa de piezas que ya no queremos o a las que ya no les vamos a dar el uso que consideramos que el artículo merece.

El consumidor está cambiando su comportamiento y a las marcas no les queda otra opción que adaptarse a los nuevos tiempos. Marcas como Levi’s o Gucci están incorporando en sus plataformas apartados destinados al recommerce. Ya no solo podemos hacer la compra de artículos de segunda mano en páginas especializadas en ello o en tiendas dedicadas al vintage. 

El recommerce no es una idea novedosa, ya que las tiendas y webs de venta de segunda mano existen desde hace años. La novedad en estos momentos se encuentra en el hecho de que las propias marcas gestionan la reventa de sus productos. Una de las razones puede ser mantener a los diferentes clientes de la marca, tanto a aquellos que desean artículos de primera adquisición como a los que buscan una alternativa, pero siguen queriendo vincularse con la marca. El consumidor que adquiere un artículo de reventa en la web de la marca se sentirá más incluido en el universo de esta, que aquel que lo adquiera a través de una plataforma alternativa. 

Las crisis económicas han sido, históricamente, impulsoras de la compra de ropa de segunda mano. Además, actualmente, nos encontramos en un momento de exaltación del sentimiento de nostalgia. Vuelven series de hace años, se hacen remakes de películas antiguas y recordamos el pasado como un tiempo mejor. El 2020, podemos catalogarlo como el año oficial de vivir de la nostalgia. Sentimos nostalgia por cosas que hemos vivido hace menos de un año. Y entre toda esa nostalgia, volvemos a estilos del pasado comprando ropa retro o vintage. 

Muchos son los factores que nos hacen apostar por el recommerce a los consumidores. Las marcas saben esto y aprovechan la oportunidad de unirse a una nueva moda. Ahora la pregunta es, ¿el recommerce es una moda pasajera o ha llegado para quedarse entre nosotros?

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list