Excesos de ropa acumulada…Y, ¿ahora qué?

Publicado por el 20/10/2020
“Venus de los trapos ”  Michelangelo Pistoletto, 1967

Probablemente esta haya sido la pregunta más realizada interiormente por cada una de las personas que han sentido tras esta pandemia que su vida y su entorno han sido alterados. El sector de la moda como muchos, ha vivido una situación sin precedentes que ha cambiado su rumbo y ritmo, sentando las bases para un cambio en la industria que tal vez era más que necesario.

Y, ¿ahora qué? ¿Qué hago con toda la ropa que no me pongo? Esta ha sido una de las muchas preguntas que han rondando por mi cabeza tras el confinamiento. Puede parecer algo banal pero trae consigo una cuestión que ha puesto en jaque a todo un entramado compuesto por consumidores, marcas, proveedores y diseñadores.

El confinamiento nos colocó a todos en la comodidad de nuestros hogares y lanzó al estrellato antiguas prendas que asentaban las bases de una nueva tendencia en el sector, enfocada a la comodidad y utilidad por encima de todo. Surgió en el mundo la pregunta, ¿si no sales de casa para qué utilizas tu ropa? Que ha desencadenado la siguiente, ¿para qué comprar más? La respuesta era clara para muchos, comprar menos para comprar mejor.

Pero, ¿realmente es tan sencillo? Una opción puede ser repetir y repetir, la misma prenda en todas las posibilidades y combinaciones que tu armario te proporcione, incluso modificarla para darle una utilidad diferente y sentir la prenda como nueva en el cambio de temporada.

Contra todo pronóstico no seguir las tendencias cambiantes de cada año puede ser la decisión más acertada y más correcta en términos de sostenibilidad, el frenético ritmo cambiante apenas da pie a la posibilidad de que una tendencia este más de 3 meses en las calles y tal vez debas de ser tu quien elija cuando deba pasar de moda.

 

 

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list