Floral Marbling ~ by Amelia García

Publicado por el 30/08/2021

Floral Marbling surge como una vuelta al origen. En 2020 y tras 11 años fuera de mi ciudad decido hacer un parón y dejar Madrid. La providencia hizo que justo después nos confinaran y me viera encerrada esos meses sola en una vieja casa heredada llena de recuerdos.

Convertir la casa de mi tía en mi nueva casa-estudio supuso una reconciliación con mi pasado y conectar con mis raíces. Tocaba reinventarse, aunque ya pintaba marmoleados en Madrid, empecé a pintar más que nunca, eso me mantenía hipnotizada, los días pasaban rápido incluso estando en mitad de una pandemia mundial.

Fueron una primavera y un verano muy raros. En septiembre con el nuevo año y la vuelta del frío – porque para mi septiembre es como enero– me entero que estoy embarazada. Esto dio un giro a mi vida, cuando ya pensaba en volver a volar fuera de mi ciudad, de nuevo algo me ataba más que nunca. Seguí pintando para entender todo lo que me vendría después.

El marmoleado es una técnica milenaria de estampación en agua y tiene su origen en el S.XI en Japón con el Suminagashi. Después pasó a Turquía, donde tuvo mucho auge y lo denominaron Ebru, y alrededor del siglo XVIII llegó a Europa, principalmente a Italia, Francia y Alemania. Hoy en día todavía se encuentran talleres de encuadernación y artesanos que trabajan esta técnica, empleando los papeles principalmente para decorar las guardas de los libros.

Al ser una técnica que se realiza sobre agua, cada movimiento incluso respiración puede alterar el patrón. Requiere de mucha concentración y estar muy conectado con el dibujo que estás haciendo. Para mi funciona casi como un mantra, cuando pinto surge un diálogo interno en el que conecto conmigo misma y, en este caso, también con mi embarazo y con mi nuevo hogar.

A mi tía, que se llamaba como yo, le encantaban las flores. En su casa he conservado todos los cuadros de flores secas que hizo, flores que recogía del río que hay cercano a la casa. Por el río salía a pasear mientras veía crecer mi barriga y a la vez que crecía llegaba la primavera con sus flores de colores. Como si mi barriga fuera una flor, dio fruto al empezar el verano. De ahí el nombre de esta serie, un homenaje a ella y a mi bebé que estaba en la barriga, unas flores que le regalo a los dos.

Las imágenes han sido tomadas una semana antes de dar a luz, en mi casa-estudio donde he pasado mucho tiempo sola trabajando en la casa y en los marmoleados.

Uno de los proyectos donde participé a través de mis marmoleados fue Girls From Today y su libro Cosas de las que no deberías hablar. El marmoleado y texto de la portada de este libro es una reflexión acerca de la montaña rusa de emociones que sentí cuando cumplí 30 años.

Cuando Andrea me escribió para publicar el libro le conté que estaba embarazada, teníamos que hacer algo. Pronto me di cuenta que había muchas cosas de las que no deberíamos hablar también estando embarazada, tabús y en general un montón de desinformación y cosas que no te cuentan, que no se hablan o que está feo decir.

 

Joyas: Caliope Jewels
Diseño gráfico: Le Soleil
Fotos: Gustavo Alemán
Proyecto Mums From Today
Libro: “Cosas de las que no deberías hablar”
Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list