IN MUSIC AND FILM WE TRUST / Vol. 2021

Publicado por el 11/01/2021

Los años que se levantan como el fénix, pese a todo pronóstico: nuestras veneradas tendencias en música y cine que más tarde guiarán y marcarán un año que empieza con tropiezos y algunos (muchos) centímetros de nieve, pero que seguramente también recordarás con un brillo en los ojos por las nuevas canciones que escuchaste, o las historias que viste a través de una pantalla. Como le decía el personaje de Celine a Jesse en Antes del Atardecer, 

“…siempre me siento mucho más feliz con las películas. Creo que me ilusiono más con buenas representaciones de la vida que con la vida misma”

No le faltaba razón, y a veces duele reconocerlo – y todavía más ahora, cuando lo único que te apetece es de una vez por todas, continuar representando tu papel en la vida de verdad y dejar de imaginar que puedes volver a pisar el mundo sin miedo o desconfianza – pero, sin ánimo de ponernos del todo metafísicas, convenimos en una gran verdad: aunque no lo parezca, todos esos detalles que captamos a través de un nuevo disco o de un diálogo de una película por estrenar, ayudan a conformar un universo único – el que define un nuevo 2021 en tu vida, todo en blanco níveo por descubrir. Se convierten en el empujón invisible y retroactivo para cuando las cosas vuelvan a su cauce, a pesar de huracanes de nieve, la locura populista irrumpiendo en el Capitolio vistiendo pieles boyscout y ridículos cuernos, y las restricciones por la pandemia, que por desgracia, siguen aumentando.

Así que basta. Hemos llegado hasta aquí, ¿no? Ese empujón es algo tan liviano y tan cercano como la ilusión. No la pierdas. En Libra te damos un pequeño empujón extra para que llegues a esos detalles, y vuelvas a creer. Aquí empieza a llegar el pack de salvamento del Trending 2021:

 

 

TREAT PEOPLE WITH KINDNESS · HARRY STYLES

¿Qué haría Harry en una situación así? Seguir bailando. Y decide hacerlo como debería soñarse bailar, en cualquier circunstancia: en un escenario (el Troxy Theatre de Londres) que respira champán con burbujas, celebración cabaretera envuelta en lentejuelas con efecto mob, y con la mejor compañía para compartir coreografía: la siempre fantástica y acertada Phoebe Waller-Bridge (Fleabag: la figura más simbólica y honesta, para muchos, del sentimiento feelgood en la historia de las series) en un maravilloso tándem en blanco y negro que si no logra contagiarte una embriaguez supina (sin resaca) y una excitación in crescendo por lo que supone ‘tener una buena sensación y encontrar un lugar donde sentirnos bien en nuestra propia piel, dando segundas oportunidades’, no sé qué más podría hacerlo. Con ecos pegadizos a los inicios de MIKA con Grace Kelly, Fred Astaire y Ginger Rogers’ en sus años dorados y por último, y lo más importante quizá, esa nueva masculinidad no tóxica y tan femenina que hoy representa Harry Styles y que tanto nos conmueve, el ex-One Direction se apresuró a estrenar en redes la primera señal de optimismo el día 1 de Enero de 2021. Al verles bailar, como si acaso nadie les mirase, instintivamente formas parte de algo especial.

 

 

MALCOLM & MARIE 

El nuevo y prometedor release de Netflix bajo la dirección de Sam Levinson (Euphoria), trae a Marie (Zendaya) y Malcolm (John D. Washington) en un drama romántico rodado (también) en 35 mm en blanco y negro y que, como reza el trailer, no trata sobre una historia de amor, sino sobre la historia del amor. Con fecha de estreno el próximo 5 de Febrero, las expectativas son muy altas con este film que ya derrocha autenticidad noir, elegancia y revelaciones de peso en la noche de una pareja que vuelve de la celebración de un estreno y una gira promocional en el que Malcolm, el co-protagonista, está en el ojo de la crítica. Aguardando las primeras impresiones, de las que se espera un éxito rotundo, la velada se convierte en un espejo implacable de lo que realmente gira detrás de esa relación. Rodado en estricto secreto durante la pandemia en Caterpillar House (Monterrey) y con reminiscencias a Baumbach y su A Marriage Story, Malcolm y Marie se adentran en un jardín donde los reproches, las declaraciones más íntimas y los verdaderos sentimientos de cada uno pondrán a prueba su noviazgo, retorciendo el factor ‘¿Y si?’ entre el futuro de dos personas. 

No podemos esperar a ver cómo el visionario Sam Levinson reconduce el amor de sus protagonistas en un guión que escribió en apenas seis días. Ya se prevé como una gran dosis de realidad, o tal vez, como una metáfora para representar el amor pandémico… o el amor actual, simplemente, siempre a la espera de algo mejor que nos llene. ¿Somos menos resistentes o más hipócritas? ¿Sobre-analizamos puerilmente nuestras posibilidades hasta la extenuación? ¿O deseamos en el fondo que se nos sujeten para el resto de nuestra querida vida?

 

REASON TO BELIEVE · VAGABON & COURTNEY BARNETT

Un corto viaje mental a la árida América, a Utah, a las praderas de Arizona, al parque nacional de Joshua Tree, en un invierno delirante, frío y que se desvanece en escalas azuladas de grises: Reason To Believe, un clásico del folk, vuelve a ser recuperado. Aquella inolvidable canción fue versionada en sus inicios por la casi olvidada y magnética Karen Dalton, figura emblemática del folclore americano y bohemia anti-showbiz de los años 60 que tuvo un final tan simbólico como el de dejar el mundo en el mismísimo Woodstock (aunque no sobre un escenario). Esta vieja melodía, querida por muchos, vuelve a darnos luz gracias a las suaves y entrañables voces de la jovencísima Vagabon (Laetitia Tamko, Nueva York) y Courtney Barnett, una de las músicas australianas de rock con más talento y más rompedoras de su generación. 

Hacía tiempo desde que no se conocían buenas nuevas de ambas cantautoras desde sus últimos trabajos, pero esta canción versionada por ambas, trasladándonos esa inspiración mutua y esa timidez cálida, quizá anticipen sus próximos álbumes, también concebidos durante el confinamiento. Muchas conversaciones de FaceTime, la contemplación, el espíritu de la insustancialidad de las actividades diarias que observaba desde mi habitación, en palabras de Barnett, y como el pequeño dulce antes de sus próximos discos, una canción compartida en la que creer, empeñandose en creer, en encontrar a Reason to Believe: tal vez, esta vez, retratada como un alegato a lo que nos rodea ahora mismo, pero con mejor sabor y con una mirada más pura, a través de un viaje interior – por ahora – y a través de una ventana de coche que les lleve adónde ellas más echen de menos. 

 

STARDUST · EL NUEVO BIOPIC DE DAVID BOWIE

Aunque recibió mucho blackmail violento por interpretar al rey camaleónico del rock’n’roll y hacerlo ver como ‘inseguro’ o ‘demasiado afeminado’, Johnny Flynn no se amedrenta, aunque reconoce estar harto por tanto comentario homófobo. El actor, pero sobretodo, cantante folk (qué recuerdos desde The Water, junto a Laura Marling) británico nos trae la personificación del legendario héroe de héroes en formato biopic y el próximo 15 de Febrero estará en todas las plataformas, casi un mes después del quinto aniversario de su muerte. Bowie. El gran Ziggy Stardust, el irreverente Starman, y finalmente, el profético Lazarus: Personalidades nunca suficientes para contener todo el talento que rebosaba en un solo músico. El film relata la reinvención total de Bowie para convertirse en quien ya era, Ziggy Stardust, un mito de la estética pansexual que puso al público patas arriba durante su gira promocional del 71 en Estados Unidos; y su amistad y sus diferencias con el publicista Rob Oberman (Mercury Records), el primer fan que creyó en su potencial. 

Retrato de un legado lleno de estrellas incandescentes en el cielo y de un icono absoluto que perdura, irreverente, para siempre; aunque como reconoce Flynn en la revista Rolling Stone, esta película no sigue ‘la estela cínica de biopics tan celebrados como Bohemian Rhapsody o Rocketman’: Más que centrarse en los éxitos jukebox que todos conocemos, lo hace en la historia que había detrás de Ziggy – en una roadtrip de costa a costa en la que descubrimos la fragilidad de su salud mental y su preocupación por encontrar su voz y, finalmente, cómo aquel ‘escandoloso’ alter-ego le hizo salvarse de sí mismo: Todo el proceso creativo que recorrió antes de alcanzar aquella cima no sólo musical, sino personal. 

En definitiva, el relato del Bowie que nadie conoce. Las críticas de los Bowiephiliacs han sido muy variadas, por la falta, paradójicamente, de su música, así que sólo nos queda comprobarlo por nosotras mismas y ver si, por enésima vez, la historia del mítico e iluminado Major Tom nos devuelve de nuevo al espacio. 

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list