Rígido: tradición orfebre, diseño y perdurabilidad

Publicado por el 01/07/2020
Foto: Aaron Löwe. Modelos Paz Chao, Lara Fuente y Tina Jinn.

Los primeros hallazgos en la historia de la humanidad con relación al uso de joyas se remontan al antiguo Egipto, hace 3000-5000 años. Esta cultura, prefería la sencillez y manejabilidad del oro sobre otros metales. Y aunque las joyas han tenido multitud de usos a lo largo de la historia, siempre nos han acompañado, siendo transversales entre culturas, clases sociales y épocas históricas. Como una forma de expresión pura y diferencial. Rígido viaja a la esencia de estos materiales puros para demostrar que las joyas no entienden de género, y que la calidad de un producto es lo que hace de él un objeto inigualable y atemporal, muchas veces símbolo de quién somos y cómo nos mostramos al exterior.

 

¿De dónde viene el nombre de la marca?

Rígido nace como parte de un brainstorming de ideas dónde teníamos claro que queríamos salir con un nombre en castellano. Finalmente elegimos esta palabra, “rígido”, lo primero porque pensamos que tenía gancho, y lo segundo por el hecho de que la palabra que nos definiese fuera una antítesis de la mayor parte de valores que nos representan tanto a nivel personal como empresarial. Rígido es tradición orfebre a la hora de la realización de cada pieza, procesos realizados de manera artesanal y minuciosa. Nosotros queremos de alguna manera mantener esa tradición, pero desligarnos de ciertos cánones impuestos por la joyería tradicional, principalmente el hecho de que la joyería durante el último siglo haya estado ligada a la mujer. Nuestra marca nace 100% con un carácter unisex sin diferenciación de diseño para uno u otro género de ahí que “rígido” funcione como la antítesis de todo lo que queremos ser como marca de joyas.

También pensamos que en cierta medida no había una marca a nivel nacional que trabajase con materiales nobles como oro y plata y además tuviese un acercamiento joven sobre todo a nivel comunicación e imagen de marca, ya que de alguna manera diseñar y generar piezas en estos materiales, sobre todo en oro, está asociado a un tipo de diseño más “conservador”.

 

¿Cómo y cuándo nace el proyecto?

El punto de inflexión para el nacimiento de la marca comienza cuando Carla conoce a Javier en el departamento de e-commerce de una firma de calzado. Tras esta experiencia comenzamos a hablar y fantasear con el hecho de poder tener una marca propia que aunase de algún modo todos nuestros gustos: moda, fotografía, diseño, diseño gráfico, cine y de algún modo que nos diese libertad creativa e independencia económica. El proyecto comienza a tomar forma a finales de 2018 tras un proceso de búsqueda acerca de lo que sería rígido.

El hecho de que Carla conociese a un obrador orfebre que la introdujo en el mundo de las joyas fue fundamental. Saliendo del clasicismo de las piezas hasta ahora creadas por este tipo de obrador, Carla vio la oportunidad de utilizar su background en marcas de moda para realizar esa fusión entre diseño contemporáneo y artesanía.

 

¿A qué público os dirigís?

Como comentábamos en preguntas anteriores, rígido nace con un enfoque unisex desde sus inicios, para nosotros es muy importante este punto ya que no contemplamos la diferenciación de géneros en un plano estético o al menos nos gustaría aportar nuestro granito de arena a que esto deje de verse así. Estamos en un momento en el que la moda es efímera y por ello salen cantidad de artículos y complementos asociados a cubrir las necesidades más hedonistas del ser humano, que son de usar y tirar, no son perdurables en el tiempo por su baja calidad. Desde rígido ofrecemos esos complementos en tendencia pero para aquellas personas que quieran piezas únicas que duren para siempre. Es ese público al que nos dirigimos, a los clientes que prefieren calidad a cantidad.

Foto: Aaron Löwe. Modelo: Lara Fuente.
¿De qué manera os diferenciáis de otras marcas de joyas?

Aunque hay marcas que hacen cosas increíbles, no es tan fácil encontrar aquellas que se dediquen al oro puro o a la plata, dónde las marcas siguen siendo más tradicionales tanto a nivel imagen como a nivel diseño. Al mismo tiempo, todas nuestras piezas están creadas para el cliente que la pide, a mano una a una por maestros orfebres, y siguiendo técnicas tradicionales, la mayor parte de la producción de joyas se crea de manera masiva e industrializada generando excedentes de stock y fomentando un consumo desmedido. Por tanto, calidad, diseño y perdurabilidad.

 

¿Cómo conseguís esa calidad y perdurabilidad de la que habláis?

Utilizamos en todo momento materiales de primera calidad como oro y plata de ley incluso el baño en oro lo hacemos sobre plata también. El hecho de utilizar estos materiales hace que las joyas perduren de generación en generación. Trabajamos por mantener unos métodos tradicionales y tener un equipo de cercanía para garantizar la calidad de nuestro producto.

 

¿Podrías explicarnos mejor qué entendéis vosotros por la relación objeto-cuerpo que queréis conseguir con vuestras piezas?

Para nosotros es muy importante entender las joyas como una parte más de nosotros mismos, joyas cómodas, atemporales y con las que te sientas confortable. Lo que más nos gusta es que nuestros clientes una vez que se ponen nuestras joyas, empiezan a

formar parte de su día a día. Es cierto que piezas maxi como algunos de nuestros pendientes puede ser más complicado, pero siguen esa tendencia de formas orgánicas que se adaptan al cuerpo, algunos de ellos incluso conviven con la anatomía de la oreja y pueden colocarse de diferentes maneras. Eso es lo que queremos conseguir, armonía e integración de la pieza y el cuerpo.

 

¿Quién está detrás de la marca?

Somos una pareja de soñadores. Carla, es la CEO y directora de producto, después de estudiar diseño en Galicia, decidió especializarse en Marketing in Fashion en Londres. Tras más de 5 años trabajando en este sector, tanto en la parte del diseño como en el e-commerce, decidió crear su propia marca dónde poder satisfacer sus necesidades de desarrollo personal, y pudiendo concentrar sus valores teniendo el control no solo del producto final si no de la imagen de marca.

Javier (periodista, master en Relaciones Internacionales con formación en diseño gráfico y fotografía) complementa a Carla en las funciones necesarias y ejerce como creativo en las campañas. Aunque entre los mezclamos todas y cada una de las posiciones en un consenso.Después de años viviendo fuera de España: Holanda, Inglaterra o Marruecos vuelve a Galicia para montar un estudio creativo Pouvelle. Ligado al diseño para festivales, y eventos culturales y también a la fotografía social y documental.

 

¿Cómo es la relación con vuestros artesanos y qué tipo de técnicas utilizáis?

Nosotros contamos con un taller donde se hace la fabricación de los prototipos y de la mayor parte de las piezas cuando no hay picos de producción o técnicas específicas que ahí es cuando contamos con artesanos independientes con unas competencias específicas en las que están especializados, como el baño en oro, fundición, engaste… Toda la producción se hace en Galicia, más concretamente en la provincia de A Coruña. Las joyas de nuestra colección nº I están realizadas a mano de la manera más tradicional, utilizando técnicas como el marteleado, que cobra protagonismo principalmente en los pendientes.

Foto: Aaron Löwe. Modelo: Paz Chao

¿Hacia dónde queréis que crezca vuestra marca?

Rígido ha salido a la luz en febrero del 2020 y aunque lleva gestándose más de dos años, se trata de una marca muy reciente a la que no le pedimos más que siga creciendo y gustándole a la gente como lo está haciendo, es algo que fuimos creando con mimo y mucho cariño y no lo queremos estropear por generar ciertas expectativas, queremos que siga su curso de manera orgánica y con mucho trabajo. Sí es cierto que somos ambiciosos, y nos gustaría poder viajar y dar a conocer rígido en el exterior ya que la marca ha nacido con una dimensión global. Además, nos gustaría generar sinergias colaborando con artistas de todas partes del mundo como la colaboración que hemos hecho recientemente con la artista ucraniana Hannezaruma.

 

Foto: Stik Dokman. Modelo: Carminha.
Foto: Carla Barral
Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list