Sí, yo también viajé a Oporto este verano (y tengo esta casa rosa en mi Ig)

Publicado por el 22/10/2019

 

Oporto fue uno de los lugares mas visitados, comentados y subido a stories a lo largo de todo este verano. Sí, yo también viajé allí, y sí, yo también visité la famosa casa rosa Art Decó de la Fundación Serralves.

La Fundación estaba marcada como parada obligatoria en mi guía de la ciudad, no solo por su Museo de Arte Contemporáneo, sino por toda la extensión (unas 18 hectáreas) de jardines que envuelven todas las instalaciones. Al inicio de la visita te entregan un plano con las diferentes rutas que puedes hacer para ir descubriendo todos los rincones secretos que forman el lugar de arte moderno más destacado de la ciudad.

Situado en pleno Parque de Serralves, el Museo (con el mismo nombre) combina cultura y naturaleza en un mismo espacio, y desde su inauguración a finales de los noventa, se ha convertido en un referente a nivel internacional para el arte contemporáneo. Cuenta con 14 salas de exposiciones permanentes e itinerantes conformadas por piezas adquiridas fundamentalmente mediante compra directa, pero también mediante donaciones de coleccionistas privados o del propio gobierno portugués.

En el edificio, realizado por el arquitecto Álvaro Siza, se encuentra un lujoso auditorio donde habitualmente se presentan obras de teatro, películas y conciertos, además de prestarse para coloquios y conferencias y una biblioteca con espacio multimedia y sala de audiovisuales, especializada en arte que cuenta con la mayor colección de libros sobre arte contemporáneo portugués.

En tu paseo por los jardines del parque te puedes encontrar con muchas sorpresas, entre ellas la famosa pala roja de jardinero de Claes Oldenbourg, que nos da la bienvenida frente a la verja de la entrada principal.

 

Pero, sin duda, para mí lo más impresionante de la visita fue la casa Art Decó. Diseñada como vivienda para el segundo Conde de Vizela, terminó de construirse en 1940 por el Marqués da Silva. Se trata de un lugar impecable, racionalista y limpio, que convive con los jardines Art Decó que Jacques Gréber diseñó y de los cuales depende, en buena medida, la distribución de la casa.

En la decoración interior participaron varios artistas de distintas partes de Europa y actualmente sirve de espacio para algunas exposiciones temporales. Aunque durante el paso del tiempo tuvo varios dueños, estos cumplieron con el requerimiento de Cabral (arquitecto principal) de no hacer modificaciones en el diseño, y parte del mobiliario original sigue intacto.

Si todavía no tuviste la oportunidad de visitar Oporto y cuentas con varios días, no dudes en visitar este espacio en el barrio de Foz (Rua Don Joao de Castro, 210).

 

 

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list