Un armario de tendencia a los 85

Publicado por el 24/11/2020

Hace mucho que vivimos en una sociedad gobernada por el “fast fashion“. Nos estamos convirtiendo en la cultura que ignora el saber hacer y estamos perdiendo sensibilidad por las prendas únicas y hechas a medida que, cada vez , son más difíciles de encontrar.

Como todos sabemos, la ropa es el reflejo de la persona y, no hay nada más especial que contar  historias a través de ella.

Asunción nos abre las puertas de su armario repleto de prendas actuales, adquiridas muchos años atrás, un recordatorio una vez más del revival, en el que se basan las tendencias del sector. Las imágenes que acompañan esta entrevista muestran prendas de cuero, blusas de lunares o vestidos florales, adquiridos hace más de 20 años.

De familia humilde dedicada al campo Asunción fue la más pequeña de 6 hermanos, con una estrecha relación con la moda pero sin haberla buscado nos cuenta a Libra y a mí, su nieta, cómo vestía hace 50 años.

 

¿Cómo comenzó tu relación con la moda?

Comenzó por casualidad, cuando una tienda conocida me ofreció la posibilidad de aprender a utilizar sus máquinas de coser, me gustaba mucho y en poco tiempo sabía hacer sábanas, pantalones y camisas de hombre. Ahí pasó a ser por necesidad, arreglaba la ropa de mis hermanos cuando se rompía en el campo, para que parecieran prendas nuevas y no tuviéramos que comprar más.

 

¿En tu juventud  la moda o el cuidado de la piel eran relevantes para ti?

Sí, a todas nos gustaba vestir bien, aunque no pudiéramos hacerlo. Con 16 años llevábamos faldas estrechas y los mayores decían que íbamos muy feas, pero nosotras nos veíamos tan guapas y tan diferentes a la ropa que vimos años atrás, que no nos importaba.

Ya usábamos maquillaje como vosotras ahora, nos pintábamos los labios siempre de color rojo y los polvos de Maderas de Oriente nos blanqueaban la piel, estábamos tan morenas de trabajar en el campo, que en aquel momento eso no estaba visto como algo bello.

 

¿Dónde adquirías tus prendas? ¿Seguías alguna clase de pautas o tendencias, o simplemente eran piezas que cubrían una necesidad? 

Cada vez que podíamos permitírnoslo acudíamos a Nora, nuestra modista que vivía en Astorga. Ella nos llevaba por todas las tiendas de retales y elegíamos el tejido adecuado para la prenda que deseábamos que nos hiciera. 

Sabía mucho y lo hacía muy bien, siempre se adecuaba a nuestro estilo y tenía muy en cuenta el  presupuesto de cada una. Nos dejábamos aconsejar por ella acerca de qué llevar, las que  podían permitirse gastar más iban siempre muy guapas, eran la envidia de las demás.

¿Heredaste piezas de tu madre o abuela  que sigues utilizando? 

Sí, mi madre era una señora muy presumida y elegante, siempre iba arreglada e incluso con accesorios muy actuales y divertidos para su época, unas gafas de pasta rojas, su pañuelo al cuello y sus perlas, esas que ahora ha heredado mi nieta y que le parecen toda una joya vintage. Al contrario que a mí, le gustaba mucho comprar, eso me permitió usar algunas de sus prendas si yo no tenía que ponerme.

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list