Una mujer LIBRA: C.Bessette – Kennedy

Publicado por el 06/11/2020

Carolyn Bessette-Kennedy dejó al mundo, después de que ella y su marido, John F. Kennedy Jr. estrellaran su avión privado en 1999  pero para aquellos familiarizados con su estilo característico y único, la mujer que trabajó como publicista en Calvin Klein fue y sigue siendo un símbolo de elegancia y particularidad. Una mujer que inspiraba tanto a paparazzis como a fotógrafos de moda en las calles de NYC. Bessette – Kennedy era toda una referencia para estilistas y diseñadores.

 

 

Su historia, al igual que con la princesa Diana, se hizo publica por su matrimonio con un miembro de la realeza política de EE. UU hasta el punto de ser perseguida convirtiéndose en un foco principal para la prensa que no dejó indiferente a las personalidades en el mundo de la moda. Bessette – Kennedy se caracterizaba por un estilo poco forzado y era habitual verla con faldas lápiz de Calvin Klein, una camisas blancas, tacones de aguja y esmalte de uñas azul. Podría haber sido modelo. Perfecta sin esfuerzo con looks elegantes pero despreocupados.

Su apariencia de mujer que no seguia las tendencias y fiel a prendas “fondo de armario”, podía ser vista con paletas de colores apagados combinados con siluetas simples y andróginas que se convirtieron en emblemas de un estilo aparentemente indiferente pero que poseía la capacidad única de hacer brillar las piezas más humildes.

En cuanto a su apariencia de belleza, siempre lucia cabello rubio luminoso con moños sencillos y coletas compensados con una banda de plástico o suelto sobre sus hombros. No usaba a penas maquillaje y tenía aspecto de cara lavada. Carolyn fue elegida por sus compañeros de la escuela como la “Persona más bella”, una chica normal que no pasaba desapercibida entre la multitud por muy típico que parezca.

Se graduó como profesora en educación primaria durante 1988, pero poco después consiguió trabajo como vendedora en la tienda Calvin Klein en Boston. Mientras trabajaba, un día llamó la atención de una ejecutiva de la marca, que al quedar tan fascinada por su estilo, la recomendó para un puesto que trataba con clientes de alto perfil, desde Annette Benning hasta Diane Sawyer.

Ella podría ser una mujer LIBRA porque…

 

Su disposición ante la vida y su actitud en los negocios demostró que las mujeres también podemos ejercer altos cargos ejecutivos. En una entrevista para The New York Times, muchos de los que fueron sus compañeros de trabajo hablaros sobre su exigencia, determinación y ética profesional.

Carolyn era una mujer que se atrevió a ser quien quería ser.

 

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list