Yoga & Breathe 03 ~ Cinco asanas para después del trabajo

Publicado por el 22/12/2021

Os presento brevemente 5 asanas (posturas de yoga) que podemos implementar una vez  terminamos nuestra jornada laboral y buscamos un momento de paz, en casa.  

Mi recomendación sería realizar estos asanas sobre una esterilla o alfombra para que las  articulaciones se posen sobre una superficie cómoda. Cada asana puedes mantenerla de 1,5min  a 3min ( por cada lado en caso de que sea izquierda-derecha)

La paloma 

Este asana la deberemos hacer primero con una pierna delante y después cambiar. Relaja las  caderas, estira el glúteo, perfecto si te pasas largas sentad@ en una silla.  

También tienes la opción de venir hacia delante y dejarte caer para mayor relajación!

Inclinaciones laterales 

Añadimos otro asana sentado para terminar de elongar nuestra espalda y relajar el área lumbar. Lo más importante es que mantengas la espalda erguida, si esto te cuesta, puedes  sentarte encima de un cojín para que esto te resulte más fácil. 

Rotaciones en el suelo 

Vamos a tumbarnos mirando hacia arriba y abriremos los brazos en cruz, llevamos las  rodillas al pecho y simplemente las dejamos caer hacia un costado. Si es posible cambia la  mirada al lado opuesto. Mantén de 1,5 a 3 min cada lado.  

Estiramiento de hombros en el suelo

Tumbada boca abajo. Extendemos un brazo, manteniendo la línea hombro-codo. Después  vamos a girar sobre brazo extendido para poner peso (suavemente) sobre ese hombro y así  conseguir un estiramiento profundo. Como ves en la foto, el otro brazo, puede ayudar a  empujar y así controlar el peso que quieres poner. 

Estiramiento de hombros en el suelo 

Tumbada boca abajo. Extendemos un brazo, manteniendo la línea hombro-codo. Después  vamos a girar sobre brazo extendido para poner peso (suavemente) sobre ese hombro y así  conseguir un estiramiento profundo. Como ves en la foto, el otro brazo, puede ayudar a  empujar y así controlar el peso que quieres poner. 

Postura de la mariposa, tumbada 

Este asana para abrir cadera y terminar de relajar completamente el resto del cuerpo.  Tumbada boca arriba, junta las plantas de los pies y deja que las rodillas se abran a los  costados. Si te apetece puede agarrar los codos contrarios.

Sé el primero en comentar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list